fbpx

Facility Management como valor añadido para las empresas

La gran mayoría de directores de empresas sabe de las ventajas del Facility Management, que bien entendidas y correctamente implantadas, permiten ahorrar entre un 15% y un 30% de los servicios operativos.

La norma UNE 15221-1 define el Facility Management como: “Integración de los procesos dentro de una  organización con el fin de mantener y desarrollar los servicios acordados que apoyan y mejoran la eficacia de las actividades principales de la organización”. Esa es la teoría, pero ¿qué sucede en la práctica?

Quizás esta definición no resulta demasiado aclaratoria, si bien es cierto lo que se expone en ella, en la práctica, es mucho más simple. Se trata de seleccionar todos los servicios ajenos al core business e introducirlos en una “coctelera” añadiendo un 70% de sentido común, 5% de experiencia, un 15% de técnica, 10% de habilidades personales (imprescindible comunicación y dirección) y un plus de buena suerte, es decir, si no llegas al 100% de los requisitos para implantar la excelencia del Facility Management, deberás esperar esa “dosis” de buena suerte.

 

Más sentido común que experiencia

En ocasiones, al inicio del curso de Facility Management, algunos de mis alumnos se sorprenden por el alto grado de sentido común por el que se fundamenta esta disciplina. Podríamos hacer un curso de sentido común aplicado a los servicios y, en algunos casos, sería suficiente para sumergirse en el fantástico mundo del FM. Por lo que si eres un profesional con alto sentido común, ya tienes mucho ganado.

El Facility Management es una disciplina que, en mayor o menor medida, todos hemos practicado: reformar nuestra casa, contratar servicios básicos como agua, electricidad, gas o telefonía, presentar reclamaciones, exigir garantías, planificar algún evento, realizar viajes, etc. Todo esto y más, implantando procedimientos con técnicas profesionales medibles y a gran escala, adaptado a una empresa, es el Facility Management De ahí que, simplemente viviendo cada acción del día a día, vayamos adquiriendo, sin darnos cuenta, habilidades necesarias que nos permiten entender lo que es el Facility Management.

 

Los beneficios menos conocidos del Facility Management

 Uno de los beneficios más estrechamente ligados a las personas y que más ha definido el Facility Management a lo largo de sus años de existencia es la gestión de espacios, es decir, la interpretación de las diferentes tendencias en los hábitos de conducta y su posterior aplicación en un puesto de trabajo -físico o virtual- que aplicada eficientemente desarrolla las habilidades profesionales de las personas.

Hay que tener en cuenta que conseguir objetivos directamente relacionados con la gestión de espacios va ligado a un esfuerzo económico por parte de la empresa y a un cambio de hábitos de conducta de sus trabajadores.

El mayor desafío para un Facility Manager es medir los resultados de la inversión sobre la gestión de espacios. La complejidad del reto radica en que la empresa acepte una propuesta de aspectos intangibles como son las actividades relacionadas con el diseño del puesto de trabajo -comportamiento humano, rendimiento, calidad, etc.- que influyen en los resultados financieros de la empresa.

Un sencillo proceso para medir los resultados es crear un cuadro de mandos, establecer medidas de referencia, recopilar y reportar datos regularmente y recordar que el protagonista es la persona, no el espacioEste proceso es necesario ya que, como muy bien sabe un Facility Manager, de no poder medir un servicio o proceso, nunca podrá gestionarlo y, aún menos, convencer de su importancia por aportar uno de los mayores beneficios a la empresa.

¡Comparte esta entrada!

Sobre el Autor : Francisco Martínez


0 Comentarios